Una Marca Exclusiva para Altos: Cómo Se Consolidó el Negocio que Viste a La Generación Dorada

Pablo Palacios jugó al basquet en Ferro y otros grupos del interior, y ahora se dedica a hacer ropa para personas que miden más de 1,90 y calzan más de 46; hizo los zapatos de la selección de básquet en Londres 2012 y lo escoge Andrés ‘Chapu’ Nocioni

Pablo Palacios armó su emprendimiento motivado por una frustración personal: no conseguía ropa. Con sus 2,01 metros de estatura, poseía problemas para hallar calzado o prendas de vestir que coincidieran con su cuerpo.

“Salía a buscar ropa y por mi tamaño me ofrecían un 3XL. De largo tal vez me iban bien, sin embargo entraba 2 veces en una camisa. Eran una carpa”, rememora.

Inspirado por su papá, zapatero, y su mamá, modista, este exjugador de básquet, con pasos por Ferro y otros clubes del interior, inició en 2006 con la producción artesanal de zapatos.

Aquel emprendimiento familiar terminó en Palacios & Palacios, una marca de indumentaria para gente “de más de 1,90” que hoy factura más de $900.000, tiene su local en Villa Crespo y viste a varias de las estrellas más populares de la Generación Dorada.

Palacios empezó su actividad 15 años atrás en un taller informal en la vivienda de su familia.

“Mi viejo era zapatero de calzado fino de dama, y empezamos en un taller que armamos en el hogar. Yo jugaba al básquet, tenía varios conocidos y entonces cargaba el baúl de un Siena que tenía y organizaba reuniones en casas de amigos”, cuenta el fundador, sobre una práctica que hoy se expandió en el área, con showrooms privados que se multiplican por la urbe.

Cuando abandonó el básquet por una lesión en sus rodillas, se dedicó de lleno al comercio de la indumentaria, con un nicho bien determinado: sus productos son para gente que calza más del talle 46 y mide entre 1,90 y 2,20.

Según amonesta Palacios, es un segmento de clientes que además requiere talles especiales, sin embargo que no obtiene en la zona la atención y la demanda de cambios en los productos que sí despiertan, por ejemplo, los clientes con sobrepeso.

Sus vínculos en el deporte y una fecha particular lo motivaron a potenciar lo que aún no tenía marca, y de esta forma su comercio ganó impulso.

“Fue en 2007. Lo fui a ver a mi representante que era Carlos Prunes, que además trabaja con (Manu) Ginóbili, (Fabricio) Oberto y ahora varios más, y me ayudó”, cuenta. De esta forma se contactó con Román González, un jugador de la selección argentina que mide 2,11 metros, a quién le confeccionó zapatos para su casamiento.

Además se contactó con la Asociación de Jugadores de Básquet (ADJ), que le permitió dar a conocer sus productos entre los basquetbolistas “altos” afiliados a lo largo del territorio, y entregarle zapatos a los jugadores de la selección de básquet para su viaje a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

“También conocí al ‘Loco’ Hernán Montenegro, que me contactó ya que un día lo vio a Román y le preguntó por la ropa”, rememora.

Hoy, uno de sus embajadores más populares es Andrés ‘Chapu’ Nocioni, a quien conoció en 2015.

“Después de ser campeón y jugador más importante de la Euroliga con el Real Madrid, venía a la Argentina a exponer su libro.

Me llamó Michael Stura, mandatario de la ADJ, preguntándome si no podía hacerle ropa para sus ocupaciones de prensa, pues no está acostumbrado a estar vestido de esta forma. Hoy la interacción es espectacular”, dice Palacios, quien viste al exjugador de Chicago Bulls para su trabajo como comentarista de NBA en ESPN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *